La historia que todos los años se repite: de repente, cual peregrinación religiosa, aparecen decenas y decenas de camiones de los que bajan centenas y centenas de estudiantes que llegan a la FIL literalmente “acarreados”, ¿para qué? Para hacer todo lo que se pueda menos ver y comprar libros. Es así. Por David Izazaga José...