¿No son acaso las edecanes uno de los últimos símbolos del siglo pasado? ¿Por qué no hay edecanes hombres, o al menos no tantos como mujeres? Misterio. El caso es que la historia de hoy tiene que ver con estas, a veces invisibles mujeres que, aunque no parezca, casi siempre están ahí.

David Izazaga

 

El año pasado que escribía crónicas para el suplemento de la FIL de El Informador publiqué una que se llamaba Secretos de edecán,fruto de mi plática con una, a la que fui a buscar ayer, pero que ya no encontré. No se llamaba Pamela, pero así le puse yo, para que no se descubriera su identidad y las cosas que me contó no le fueran a causar problemas.

   Ayer me enteré que Pamela ya no es edecán porque se casó y se fue a vivir a otro lado. Así que, como mi pecho no es bodega, contaré algo de lo que me dijo Pamela hace un año y algunas otras actualizaciones al tema que me contó Rosaura, la amiga de Pamela que sí está este año, como los últimos cinco, en la FIL.

   Pamela trabajaba, ocasionalmente, para una agencia de edecanes: la contrataban para eventos específicos, expos, conferencias y esas cosas. La paga no es mala, si consideramos que en un sólo día una edecán top puede llegar a ganar hasta tres mil pesos. O sólo trescientos pesos. Ahora sí que depende de qué hay que hacer. Porque igual hay unas que sólo tienen que estar ahí paraditas, sonriendo coquetonas y hay otras a las que las ponen hasta a cargar o ir por la comida a Plaza del Sol.

   El sólo hecho de estar paradas, en tacones, hasta doce horas diarias, ya es una manda. Y aguantar regaños, mal pasadas -hay jefes que no las dejan comer hasta que no vean que hay “poca gente”- o peor: les dan una cajita feliz de Sanborns, que se comen porque no hay de otra.

   Me contaba Pamela que donde mejor le iba era en la Expo Ferretera, pues no sólo la paga era mejor, sino que casi a diario recibía invitaciones de varios de los expositores a cenar. Ella iba cuando se trataba de ir en bola, cuando eran invitaciones de dos, prefería no exponerse. En la agencia donde trabajaba le platicaron la anécdota de una edecán muy vivilla que aceptaba toda clase de invitaciones por ganarse buenas propinas y regalitos y cómo tuvo que dejar la chamba por un regalito que le llegó luego de nueve meses.

   La historia es que, entre el mundo de las edecanes, llamémoslas así: tradicionales, últimamente se han colado las edecanes de “amplio criterio”. Me cuenta Rosaura, mientras se come apuradamente su comida, en una banquita que está a la entrada de los baños maravillosos del área internacional -donde existen unos mingitorios del tamaño de un niño de doce años- que últimamente se han metido al negocio de las expos edecanes que, con su “amplio criterio”, pueden hacer lo que el cliente les pida, módico arreglo tarifario, como si se tratara de darle una mordida a un tránsito para que se olvide que nos pasamos un alto.

   Rosaura me asegura que no ha sabido de algún caso así en estos días, pero que hace semanas, en la expo Ferretera, la cosa parecía más bien Expo escoge tu edecán. Viendo a Rosaura cómo me contaba de los ferreteros, recordé una ocasión en la que al escritor Francisco Hinojosa le tocó hospedarse en esta ciudad, justo en el hotel donde se hospedaban los que venían a la expo ferretera. Me dijo: “Los he oído platicar con tanta pasión sobre nuevas herramientas, tornillos, bulnes y chumaceras, que ya me dieron ganas de irme a dar una vuelta a la expo.

   Esta historia termina hoy donde comienza la de mañana: en la entrada me dieron una tarjetita de un negocio que se llama VIP Class, con la foto de dos mujeres en bikini y que dice “foto real, no agencia”. De eso y de otras cosas que se consiguen en la explanada, en la crónica de mañana.

(Crónica leída el jueves 1 de diciembre en el programa Como en Feria, de Radio Universidad de Guadalajara, conducido por Alfredo Sánchez y Sofía Solórzano)

David Izazaga es cronista, editor y catador de postres. Escorpión clásico con ascendente en Libra, le va a Las Chivas y está convencido de que no hay cosa más inútil en Guadalajara que las glorietas.