Monthly archive octubre, 2011

Tristeza de ciclista

Para el Pollito, alias Bruno, porque sin saberlo me fue dictando las palabras.   – ¡Perdidos por mil, perdidos por cientos! ¡No sé quién nos manda estar aquí, sufriendo! Antonio se queja, hace un gesto duro con la mandíbula, se acomoda el sombrero, entrecierra los ojos. Es una tarde soleada, pero no importa: hay en...

El hombre del sombrero

Los rituales son, además de una cosa  personalísima, un código para reafirmarse en soledad. Cuando nos sorprendemos como testigos de uno que no nos pertenece conocemos entonces una parte más que íntima de alguien que bien podría, a pesar de tener un  nombre familiar, ser un desconocido. En el peor escenario se corre el riesgo...

Sonríe y no te caigas

Un momento antes de entrar al estadio Omnilife, el día de la inauguración de los Panamericanos, lo que más le importa a Juliana es recordar el mandato más importante: Sonríe y no te caigas. Sonríe y no te caigas; mandato más que difícil, cuando el vestido verde que a ella le tocó pesa como cuatro...

Yo le voy a Las Chivas, aunque no les cante

¿Es posible que con sólo haber dejado de ir unos meses al estadio, al volver, se encuentren las cosas tan cambiadas? El autor de esta crónica supo entonces que en el Estadio Jalisco ya no se vende cerveza, sufrió y sigue sufriendo al pretender adquirir un boleto para ir a ver a Las Chivas y...

Un sueño: El Odio

  Caer, caer y no morir. Los cincuenta pisos son un pretexto para contar algunas obsesiones ¿Inmortal? Sólo un sueño. Por Víctor César Villalobos “El Chiva” 1 “C’est l’histoire d’un homme qui tombe d’un immeuble de cinquante étages. Le mec, au fur et à mesure de sa chute se répète sans cesse pour se rassurer:...

Jova: Crónica de un desastre que nunca ocurrió

Esta crónica comenzó siendo apenas un puñado de apuntes y anotaciones mentales. Instantáneas que se apilaron en la memoria hasta no caber. Una mezcla de susurros y cotilleos que se atestiguaron o se fisgonearon, pero de los que no se hizo ni el intento por verificar. Otros son testimonios recogidos en el trajín de todos...

Ponme la mano aquí

El canto y el oido sólo aceptan compromisos serios. Tal vez es por eso que a una pregunta tan frecuente como “¿qué musica te gusta?” sea más facíl responder: “de toda”. Especialmente cuando se sabe que en aquello de los placeres polifónicos se ha quedado atrapado en el pasado. Sin más amparo, la sabiduría Homérico-Simpsoniana levanta pronta el ánimo: “nosotros vamos a rockear por siempre, forever, forever…” Por:...

Perdido en las piernas de un Gran Silencio

La fiesta prometida por los regios de El Gran Silencio se vio opacada por un sonido deficiente y una singular bailarina. Decenas de miles de personas se apropiaron de la Avenida Chapultepec, disfrutando de la música y la multitudinaria compañía. Placeres muy ajenos a los auditivos se pudieron degustar durante la participación del combo de...

Ella es mi Reina

Un certamen de belleza se distingue por la delicadeza y mesura de sus integrantes. En este lugar no sucedió así. El coraje de la derrota convierte el escenario en un cuadrilátero de lucha libre en el que la diplomacia no tiene cabida. Por: Alicia Preza Aún vibraba la voz de la conductora en las bocinas...